Lo que la calle me de

Te levantas por la mañana, te vistes y sales a la calle.

La calle, ese espacio por el que cada día circulan las casi 800.000 personas que habitan la ciudad de Valencia. Un espacio en el que miles de vidas, similares o no a la tuya pero nunca iguales, se entrecruzan con el único objetivo último de vivir un día más.

Con algo de suerte para ellas, la calle es para la mayor parte de las personas un medio de paso hacia su lugar de trabajo: uno con cuatro paredes y un techo que cumple con la función de darte unos metros cuadrados en los que puedas desempeñar la función laboral que, a fin de mes, es la que te da de comer.

Sin embargo, no siempre es así y, de esos cientos de rostros que te cruzas a diario hay algunos que no se dirigen a ningún lugar, sino para los que la calle se ha convertido en ese espacio que a unos les da la vida y, a otros, lo que necesitan para sobrevivir.

LO QUE LA CALLE ME DE

Un reportaje de Beatriz Cort

Inma y Jaime

Lugar: Cruce de Blasco Ibáñez con la Avenida de Catalunya.

Inma (25) y Jaime (26), se conocieron el día en el que se tomaron las fotografías. Son jóvenes, viven de trabajos temporales y, en sus horas libres, son payasos ambulantes. Inma va a todas partes con su maletín de pinturas y sonríe y se recrea cuando el objetivo de la cámara le apunta; Jaime, lesionado, no podrá terminar su show con un mortal hacia detrás hasta que se recupere del todo.

Nikolay y Pete

Lugar: Corte Inglés de la Calle Colón.

Nikolay (25), prácticamente no conoce el idioma. El día que se tomaron las fotografías cumplía un mes desde que decidió colocarse en la Calle Colón. Pete, su perro, le hace compañía desde hace tres años. Sus pancartas de cartón rezan que se muere de hambre y piden lo que sea que le den para sobrevivir. Nikolay asegura que, por encima de él, está el bienestar de su fiel e inseparable amigo.

Vicente

Lugar: Passeig de Russafa, a la altura de los cines Lys.

Vicente (80), a sus 60 años se jubiló. Al notar que tenía mucho tiempo libre, decidió aprender a tocar el violín. Por falta de recursos no pudo recibir clases en ningún conservatorio, por lo que optó por comprar un libro y pasó a formar parte de ese colectivo de músicos autodidactas. Cada día sale a tocar. El violín que aparece en la fotografía lo fabricó él mismo.

Manuel

Lugar: Blasco Ibáñez, a la entrada de la Facultat de Filosofía.

Manuel (30), el año pasado logró acceder al tratamiento que le curó de la Hepatitis C que llevaba sufriendo durante dos años. Con esto, dejó de recibir ayudas de parte del Gobierno. Desde entonces cada día despliega su catálogo de libros en frente de las facultades. “La calle es incierta”, cuenta Manuel”, un día vendes 7 libros y al siguiente solamente uno; te da para sobrevivir”.

Anuncios

Me mudo a El Ukelele!

Tras unos cuantos conciertos por mi cuenta, vuelvo a formar parte de un equipo: empiezo mi camino en El Ukelele.

A partir de ahora mis previas, crónicas y críticas serán con esta familia. Podéis hacerme caso por mis redes sociales (jsjsjs) o de vez en cuando acordaros de mi y entrar en el apartado Bea Cort y empacharos de todos mis artículos.

Un saludo weys.

Novedades Carminha demuelen La Rambleta

Tras dejar claro en los festivales de verano que dan mucha caña, Novedades Carminha han ido anunciando desde el inicio del curso las fechas de su gira de otoño. Valencia no aparecía y su público les reclamaba muy fuerte. Para La Rambleta sus deseos son órdenes y, junto a Movistar, el pasado domingo 18 Xavi G. Pereiro (batería), “Carlangas” Pereiro (voz y guitarra) y “Jarri” Díaz (bajo y voz), emprendieron un largo viaje para tocar en «el único sitio que tiene clima tropical al que pueden llegar en coche».

Fue precisamente Fiesta Tropical, uno de los temas de su último álbum Juventud Infinitia que por supuesto desmembraron de cabo a rabo durante el show, con el que jóvenes y no tan jóvenes disfrutaron aquella calurosa mañana. Con un ritmo punk y ochentero 100% bailable que recuerda a grupos de dicha década como Aerolineas Federales, lograron que conforme avanzaba el show, el cual abrieron con Devórame otra vez, poco a poco el público moviera el esqueleto con temas como Vaquilla, Pesetas, Amor Rural y Et moi, et moi, et moi, entre otros.

Público Novedades Carminha La Rambleta

Si algo hay que destacar de aquel concierto, es la variedad entre los asistentes. Sin embargo, pese a que las letras de estos gallegos pueden ser consideras por algunos “subidas de tono” en temas como F.O.L.L.A.R, todos encontraron su hueco allí, incluso aquellas jovencitas que enseñaban las tetas al sonar Julio Iglesias. Porque si algo está claro, hay que decirlo alto: Novedades Carminha tienen morro, le echan ganas y lo molan todo, mucho y de verdad.

Ya sea en castellano, francés o el inglés de Prove my love, el trío gallego más potente de la actualidad se atreve con todo porque, ya está dicho, lo mola todo. Y lo demostraron de nuevo cuando parecía que con Jódete y baila se había terminado la jarana pero todavía quedaba el último sprint, protagonizado por Te vas con cualquiera, Antigua pero moderna y… creíamos que habíamos ido a tomarnos un vermut, pero al final nos vimos haciendo un pogo a las 13:30 de un domingo a los pies de un teatro mientras sonaba Demolición.

Pogo Novedades Carminha La Rambleta

Fotos: Facebook oficial de La Rambleta.

Si aún no has visto a Novedades Carminha, todavía tienes una oportunidad: el 12 de noviembre cierran gira con The Parrots en el Ocho y medio de Madrid. Compra tu entrada aquí.

Mis imprescindibles del Granada Sound 2015

El gran día está a menos de 24 horas: mañana Granada se convertirá en La Meca de la música indie. Todos los amantes de este estilo y todo lo que conlleva —pitillos, gafas de sol de cristal redondo y flores en la cabeza rollo Lana del Rey—, se harán con las calles de la ciudad para acudir al Granada Sound, el festival que este año se lava la cara con un cambio de nombre y la ampliación de su cartel a dos días.

Pero a la hora de dar saltos, el postureo lo dejamos a un lado, pues no hay más que ver las caras de emoción de la gente en las fotos oficiales. Cierto que para quienes ya hayan pasado por algún festival a lo largo de este verano, el Granada Sound puede resultar un poco “más de lo mismo”. Pero, como compendio y descripción general, y para quienes no hayan corrido esa suerte o algunas veces el horario les obligara más a optar por el camping y el alcohol, se ha de decir en mayúsculas que, a falta de unos pocos —yo personalmente esperaba la confirmación de Los Planetas y Novedades Carminha— es un CARTELAZO.

Horario Granada Sound 2015

Mi Granada Sound 2015

Después de saltar por los aires al saber que en esta edición las actuaciones de los dos escenarios principales no se solapaban, avisaros de que veréis a este 1’62 pelirrojo dar saltos en los siguientes conciertos:

Viernes

Zahara: Escenario Desperados, 18:50

Ya lo sabéis, es mi favorita, así que tampoco tendría que escribir nada para saber que voy a darlo todo y más en su concierto. En el Arenal Sound me probó —aunque tampoco lo dudaba—, que sobre un escenario festivalero también sabe jugar. Nunca digo no a repetir con ella y sus chicos y, además, veremos bailar y cantar a la rubia durante más de una hora.

No veas el vídeo si no quieres un SPOILER.

Nacho Vegas: Escenario Inside, 20:10

Muchos se sorprendieron al verlo en carteles de festivales. Quizá en otro no pegaba tanto, pero según me han dicho este es idóneo para él. Me comentan que Nacho Vegas es un Señor con mayúscula y me pasaré por su concierto para comprobarlo por primera vez.

Sidonie: Escenario Desperados, 21:30

Nunca los he visto en directo. Llevo toda su discografía en mi iPod. Me muero por ser de aquellos que gritan a los cuatro vientos durante Un Día de Mierda y El Incendio. No me los perdería ni aunque me pagasen.

L.A: Escenario Inside, 22:50

Temas de su primer disco entran dentro de la banda sonora que tengo con mi padre. Un pajarito me contó que en el Dcode abrieron con Stop the clocks. Sin duda me pasaré.

Les Castizos: Escenario Desperados, 03:35

En el Arenal Sound 2014 los sustituí por Crystal Fighters. No me arrepiento en absoluto de aquella decisión pero pienso que esta oportunidad no puedo desaprovecharla. Me apetece muchísimo un poco de castizeo y voy a tenerlo por fin.

Sábado

Carlos Sadness: Escenario Inside, 16:30

Al pobre lo han puesto otra vez en la peor hora que te pueden asignar: a la de la siesta, después de comer y con todo el calor. Pero allí estaré como buena feligresa, aunque me sepa su setlist de memoria. Espero que esta vez no vuelva a dar que hablar con sus comentarios y que vuelva a invitar a mi favorita a cantar Au Revoir.

Dorian: Escenario Inside, 20:45

Canciones como A cualquier otra parte y Tormenta de Arena pisaron fuerte durante mi adolescencia, así que allí estaré para cantarlas y bailarlas. No prometo que mis movimientos superen a los de Babi en A3MSC.

Niños Mutantes: Escenario Inside, 23:50

Al igual que Sidonie, nunca los he visto en directo. Me espabilan las mañanas de camino a la oficina y no puedo arrepentirme más de no haberlos escuchado antes, así que perdérmelos sería una de las peores decisiones que tomar el sábado noche. Puede que me escuchéis gritar durante Errante (Canción Mutante) y No puedo más contigo, en un kilómetro a la redonda.

The Kooks: Escenario desperados, 01:20

Los vi por primera vez en el Arenal Sound 2013 porque estaba enamorada de ellos y lo sigo estando. Además, traen nuevo disco. Intentaré no llorar mucho cuando Luke Pritchard se mimetice con el piano para cantar See me now.

Varry Brava: Escenario Inside, 02:45

Fallos técnicos evitaron mi presencia en su bolo del San San Festival y eso que me insistieron mucho en ir. Esta vez intentaré bailar con No gires por todos los medios.

ElyElla Djs: Escenario Desperados, 03:45

Una hora y media de concierto muy intenso de Florence + The Machine y el tener que madrugar al día siguiente, hicieron que no pudiera quedarme a ver su sesión del FIB. Además, son los últimos, ¿no vamos a quedarnos al cierre de festival?

Por el resto de conciertos y escenarios, nos iremos pasando. Todo a su debido tiempo y según nos guien las cervezas. Para más información, entrad en la web oficial del Granada Sound.

Espero lo paséis tan bien como pinta que va a ser, ¡nos vemos por el recinto!

Santa de las alturas, Zahara despierta Valencia

Hasta al enfermo del peor de los vértigos se le hubieran pasado todos los males si hubiera subido aquella tarde-noche a la azotea del Hotel Barceló de la mano de Live the Roof. Zahara, ataviada con un vestido estilo tenista, cargada con su guitarra y acompañada de Sergio, su técnico de sonido —quien dijo ella, y afirmamos, que esa noche se ganó el sueldo—, ascendió a los cielos valencianos para darle algo de vida a la noche de un jueves de agosto, gracias a Dios menos caluroso que los del verano sevillano. Había que mencionar Sevilla y los que estuvieron me comprenderán.

Decidió dividir el show en dos partes para traernos “Santa y otros éxitos del pasado”: la cortavenas y la marchosa, la de llorar y la de “los hombres con cosas erectas en la cabeza bailando detrás mío”, dijo ella. Si hay algo que tienes que saber antes de un concierto de Zahara si no has tenido la suerte de verla antes, es que vas a pasártelo bien, pero también que vas a tener que tirar de ese paquetito de Kleenex que llevas siempre a mano, varias veces además.

Foto de E. M. Hernández para Live The Roof
Foto de E. M. Hernández para Live The Roof

Siguiendo con esto, Zahara entonaba las primeras notas de La Gracia al tiempo que los últimos rayos de sol caían sobre aquel lugar. No hace falta que lleve a sus santos con ella para que este tema suene a banda sonora. Tampoco se puede negar que las voces de Rams y Martí queden fetén —estaría fatal hacerlo de hecho—, pero un golpe de tuerca por parte de Sergio y ella es capaz de hacerse los coros a sí misma. Ningún problema.

Hay quien dirá que el momento más dramático de la noche fue aquel en el que llegó el turno de escuchar Con las ganas, pero el repertorio de Zahara es muy amplio y son muchas las canciones que te erizan el alma. El frío y General Sherman y cómo Sam Bell volvió de la Luna, fueron otros de los temas escogidos para humedecer los ojos de todos los presentes y, cuando parecía que se podía descansar un poco del lloriqueo con En la habitación, el encuadre con Lucha de gigantes acabó por dejarnos K.O del todo.

Foto de E. M. Hernández para Live The Roof
Foto de E. M. Hernández para Live The Roof

Pero Zahara es soberana y hace lo que le da la gana y por eso, si quiere, juega. Y jugó e hizo de una de las canciones más tristes una oda al despecho llena de carcajadas, era el turno de Int. Noche y del engaño a uno mismo, aunque no se quiera admitir. Los malabarismos también vinieron con El Deshielo, Zahara es una artista muy cercana a su público y como tal le gusta integrarlo en la actuación. Hacerle los coros no es nada fácil y seguir las palmas sin que quede arrítimico total, tampoco. Pero, cómo ella dijo, “ha venido la tele y os habéis venido arriba”. Creo que fuimos más allá del aprobado.

Más risas vinieron de la mano de una copa rota cuando desconectó su guitarra para casi cantarnos al oído Olor a Mandarinas; de monólogos en los que cuenta que va a versionar a Concha Velasco, para luego regalarnos una preciosísima versión de Billie Jean y que podamos presumir de “sí, yo he visto a Zahara cantar por Michael Jackson”; de motos que irrumpen en el silencio de la noche y de covers de otros temas como Cuéntame.

Foto de E. M. Hernández para Live The Roof
Foto de E. M. Hernández para Live The Roof

“Cómo puede salir algo así de un cuerpo tan pequeño”, y es que cuando el talento prima, las dimensiones son lo de menos. Un sin fin de emociones son sentidas cuando se presencia un concierto de esta artista y falta por comentar aquello de la ira. Camino L.A, un tema que mucha gente considera atípico en el repertorio de Zahara, fue el que cerró la actuación antes de los bises y con el que, de nuevo, todos quedamos boquiabiertos. Quizá algo como lo que se dió en la actuación de la Gira el Deshielo en la Wah Wah iba a ser difícil, pero tiene mucho mérito ponerse al nivel de aquello siendo solo ella, su voz y su guitarra. De nuevo los gorgoritos hicieron presencia en cada una de las blancas y parecía que esta vez, no por no saber por dónde pisaba, iba a reventar todos los cristales de aquel tejado debido a tanta intensidad.

Pero el show no había terminado y era eso justo lo que quedaba, la Zahara showman, o showoman, o nuestra Mujer América personalizada. Ya habíamos agitado nuestros cuerpos con Leñador y aplaudido en Oh Salvaje y Funeral, pero quedaba que bailasen las rubias y no reparó ni un segundo en coger el toro por los cuernos y recorrer la terraza al son de Caída Libre. ¿Hay que subirse a una silla? Pues se sube. “No me grabéis”, decía, pero ya se había quedado para siempre en nuestras retinas. Esto y una versión inédita de Pregúntale al polvo mezclada con la nostálgica Merezco, pusieron el broche al evento que devolvió la alegría al muerto agosto valenciano.

Foto de E. M. Hernández para Live The Roof
Foto de E. M. Hernández para Live The Roof

Fotos: Facebook oficial de Live the Roof

Florence + The Machine emocionan al público del FIB

No he leído ninguna otra crónica de lo sucedido anoche en Benicàssim, no quiero que nada altere el maravilloso recuerdo que tengo de ello. La objetividad ha de ser uno de los principios básicos de todo periodista, pero a la hora de hacer una crónica de un concierto de un grupo al que te has dado cuenta de que quieres con toda tu alma, me vais a permitir mandar la objetividad a donde Cristo perdió la alpargata.

En 2012 Florence + The Machine cancelaron su actuación en el FIB. Yo por entonces no les conocía —y sí, digo les y no la porque aunque sea solista obviar a su pedazo de banda sería un crimen vital—, pero estoy completamente segura de que aquellos que vieron escapar su sueño hace 3 años, ayer se sintieron gratamente recompensados.

Foto de @martaeslava

El setlist con el que Florence Welch, coristas y músicos desplegaron magia por el escenario Las Palmas no distó mucho del utilizado para otros festivales de este verano como Glastonbury, Coachella o el Hurricane; pero sí tuvo algún cambio clave como la incorporación de St Jude, tema de su último álbum How Big, How Blue, How Beautiful, que aún no habían tocado en ningún show festivalero y por lo que recé en todos los idiomas para que ayer sonara. Y sonó. Y me hizo estremecer una vez más.

El show comenzó con What the water gaves me, para mí uno de esos temas que quizá no sea lo suficientemente dinámico, al igual que Queen of Peace, como para incluirlo en el repertorio de un festival. Pero la potencia vocal de Florence y el instrumental que la acompaña en este tema lo hacen de obligada presencia. Eso sí, si me voy a poner a hablar de la virtuosidad de la banda tengo que comentar los minutos dedicados a la canción que da nombre al último disco y a What Kin of Men. El universo creado durante la primera, de letra desconocida en el videoclip y desvelada en la pista del álbum y con cada actuación en directo; y el cambio de ritmo de la segunda, mostrando una vertiente rock que nunca vas a esperar de Florence + The Machine, dejan a cualquiera boquiabierto y sin habla.

Uno de los aspectos que hacen más grande a un artista es tener carisma sobre el escenario y Florence Welch, que cuando habla en entrevistas es tan delicada que parece que va a quebrarse en cualquier momento y solo falta que en su frente lleve escrito “material frágil”, se convierte en una bomba de relojería que parece que va a estallar, y estalla. Lo hace en todos esos instantes que decide bajar de la plataforma, entrar en contacto con los fans más afortunados y subirse a la valla que le separa de ellos para cantarles de la forma más cercana, natural y emocionante posible. El calor que hacía a esas horas en Benicàssim no impidió que lo hiciera más de una vez.

Foto de @fergmartin96

Sin duda, el instante más fanático de la noche se produjo cuando, por sorpresa para quienes estábamos más lejos, una joven fue subida al escenario. Corriendo, se lanzó a los brazos de Welch consiguiendo darle el abrazo que su pancarta pedía y esta se lo devolvió de una manera tan efusiva que el mundo se paró y parecía que iba a durar más de mil años.

El público se vino arriba al ver semejante muestra de amor y cómo la cantante comenzó a abrazar a algunos de los miembros de su banda. Pero este no fue el único punto de la actuación en el que el público estalló en aplausos y vítores, si no que el clímax llegó con la interpretación de Spectrum, para la que Florence pidió una bandera arcoíris y la paseó arriba y abajo, sacudiéndola de manera enérgica, al tiempo que cantaba aquello de:

“Say my name
And every color illuminates
We are shining
And we will never be afraid again”

Foto de @nachobeams
Foto de @nachobeams

Antes de cerrar el show con las archiconocidas You’ve got the love y Dog days are over —que no por ser las más comerciales quedan atrás que el resto ni hay que despreciarlas, ya que de hecho son puros temazos—, Florence + The Machine nos emocionó e hizo bailar con Delilah, Ship to Wreck, Shake it out, actuaciones que a mí personalmente más me conmovieron; su colaboración con Calvin Harris, Sweet Nothing; y Cosmic Love, Rabbit Heart y Drumming song, haciendo así un repaso de su tres trabajos publicados hasta el momento.

17 horas después creo que todavía no soy consciente de lo que hicieron ayer Florence + The Machine. Quizá el hecho de pasarme casi medio concierto llorando y que un guiri se acercara preocupado a preguntarme qué me pasaba, pueda definir un poco lo que fue para mí, aunque creo que no sería suficiente.

Espero —quiero, necesito—, que vuelvan pronto a España. Quizá entonces sea yo la que reciba el abrazo más sincero que un artista le ha dado una fan; o quizá no, pero me conformaré con estar allí para verlo.

Foto de @darealotis
Foto de @darealotis

Mai Mai presentan Arribar a Mart en el fórum FNAC

El próximo 24 de abril los integrantes de Mai Mai interpretarán algunas piezas de su nuevo álbum y firmarán la edición física en el FNAC de San Agustín.

Se acerca el fin de semana y no todo va a ser jornada electoral. El próximo domingo Mai Mai acudirán al centro comercial FNAC a presentar su primer trabajo de larga duración, Arribar a Mart, que salió a la luz el pasado día 3 y con el que tienen el objetivo de asentarse de manera definitiva en este panorama musical.

Con este álbum, Mai Mai regresan con un material que se caracteriza por una redefinición de su estilo que ya mostraron con su primer single Oxigen, que lanzaron con videoclip a finales de marzo. El valenciano lo mantienen, pese a que no cierran puertas a crear o interpretar algún que otro tema en castellano o inglés, pero el rock más puro es lo que teñirá sus composiciones de ahora en adelante.

Arribar a Mart cuenta la historia de cuatro chicos, con los que cualquier joven de hoy en día puede identificarse, que tienen sus responsabilidades, sueños y metas; y las taras y obstáculos que, bien les impiden alcanzarlos, bien les frena a la hora de arriesgarse por ellos. Todo esto lo cantan a través de 10 temas en valenciano que, todo englobado bajo el rock, hacen del trabajo uno variado en el que hay hueco para piezas cañeras pero también para otras más ligeras que son un canto a la reflexión.

La creación de las letras y la música nació de Mario Sancho, Pau Berga, Pau Belda y Miquel Albero, cantante, guitarrista, batería y bajista de la banda respectivamente, entre los meses de septiembre y diciembre de 2014, a lo largo de distintas localidades de la provincia de Valencia como la capital, Alboraia, Canals y Vallada. A principios de 2015 comenzó la fase técnica, bajo la producción de Eric Fuentes y Tono Hurtado, en los Estudios Lluerna de Barcelona, dónde Iban Rodríguez llevó a cabo su mezcla y grabación; y en Ultramarinos Costabrava, localizado en Girona, dónde Víctor García se encargó de masterizarlo. La producción ha corrido de la mano de Flor i Nata Records y, gran parte de su financiación, de la ayuda de sus fans a través de una campaña de micro mecenazgo.

Mario, Pau Berga, Pau Belda y Miquel os esperan el próximo domingo 24 en el fórum de FNAC con Arribar a Mart, el álbum con el que continúan su camino musical y que esperan que les sirva de altavoz para llegar a los oídos de todos los españoles y demostrar que la música en valenciano está más viva que nunca.